LA FRASE

La frase de la semana: "Pareciera que a los ministros les bajaron la palanca y no piensan más". Roberto Lavagna.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

FAA coopera con el Gobierno en la distribución de subsidios

El dinero fue un factor fundamental para la creación de la Mesa de Enlace de las entidades agropecuarias. Hoy el dinero también está siendo un factor fundamental en su división. Mientras la Federación Agraria (FAA) se muestra cada vez más lejos de sus socios ruralistas, éstos denuncian que los productores de la entidad comandada por Eduardo Buzzi son los principales beneficiarios de los planes del Ministerio de Agricultura. E incluso sostienen que los recursos bajan a los territorios a través de las propias filiales de FAA.

Esta situación la ratifican desde diversos sectores del ruralismo. No sólo aquellos que están enfrentados a Buzzi lo reconocen, sino también dirigentes de la Federación Agraria. “Es cierto, los productores de Federación están siendo los más beneficiados por los planes del Gobierno”, coinciden todas las fuentes consultadas.

La dinámica que se suele repetir, sobre todo en territorio bonaerense, es que los recursos de los distintos programas son distribuidos por las filiales de la Federación Agraria. O en todo caso, forman parte del proceso de decisión junto a las secretarías de Producción de los municipios. “Antes los municipios convocaban a representantes de cada entidad, de las sociedades rurales, las filiales y las cooperativas, para decidir cómo se distribuían los planes. Ahora sólo lo hacen con las filiales”, describió un ruralista de otra entidad.

Las primeras señales comenzaron a surgir con los beneficios por la emergencia agropecuaria, especialmente para los productores de trigo del sudoeste bonaerense. “Patagones, Adolfo Alsina, Saavedra, Pringles, son algunos municipios donde las filiales participaron junto al intendente”, enumera un dirigente de FAA, de los que no adhieren a la política de aceptar los subsidios del Gobierno. El titular de la filial de Pringles, por ejemplo, generó un cimbronazo en junio cuando compartió un acto con Cristina Kirchner. Unos días después, reconoció que el propio Buzzi le pidió que participe y que brinde un “mensaje de racionalidad y convivencia”.

En Chacabuco, en tanto, se estuvo distribuyendo el Plan Federal Bicentenario de Ganados y Carnes. Según denuncian miembros de Carbap, de 77 productores que recibieron subsidios (de entre 2 mil y 10 mil pesos), setenta son de FAA.

Esta semana estaba previsto que se ponga en marcha un plan para fomentar la cría de cerdos. “Lo articularían las filiales”, reconoció un dirigente de FAA. El programa establecería un subsidio de hasta 10 mil pesos para productores porcinos. En Pirovano, el presidente de la filial de Federación Agraria ya recibió el dinero en efectivo (unos 100 mil pesos), para distribuir 14 subsidios de 7 mil pesos entre los productores apenas se ponga en marcha la iniciativa. En Carlos Tejedor estarían en la misma situación, pero con más subsidios.

Pero no sólo en Buenos Aires llegaron los fondos. Alfredo de Angeli, titular de la FAA de Entre Ríos, también cosechó beneficios. Hace diez días, el ministro de Agricultura, Julián Domínguez, visitó la cooperativa agrícola Delta Limitada y se juntó con De Angeli. Allí, se firmó un convenio para incentivar la actividad apícola y ganadera por un monto de más de 450 mil pesos, que se distribuirá entre pequeños y medianos productores entrerrianos.

PERFIL quiso consultar con Buzzi sobre la política de distribución de beneficios oficiales a través de la FAA, pero no obtuvo respuesta.

Para todos. Sin embargo, hay quienes dicen que todas las entidades se vieron beneficiadas por los recursos que comenzó a distribuir Domínguez. “CRA y Sociedad Rural se vieron beneficiadas por los subsidios que reparte la Oncca, para la lechería y la ganadería. Y Coninagro también firmó convenios”, explicó un agrodiputado.

Desde la cartera de Agricultura reconocieron que “la orden que había dado Néstor Kirchner era cooptar a los pequeños y medianos productores”. Allí se entiende la estrategia de Domínguez de congeniar con Buzzi. “Pero (Carlos) Garetto también está”, advierten. De hecho, hace poco más de un mes el titular de Coninagro firmó un convenio con el ministro para apoyar a las cooperativas. “Domínguez es un ministro dialoguista, con una chequera abundante. Y los de FAA son los más vulnerables. Con 500 millones rompió la Mesa”, concluyó un ruralista.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Un show, plagado de hipocresía

Graciela Camaño, de rosa, se va. Carlos Kunkel, sentado, se ríe. Ella le acaba de pegar una cachetada en la cara. Y como si fuera una película grotesca, así terminó la reunión de la comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados. Una reunión convocada para analizar las supuestas presiones y extorsiones que se dieron en la sesión del miércoles último, cuando se debatía el Presupuesto 2011.
La comisión fue un show, plagado de hipocresía. Un show montado por algunos sectores de la oposición, liderados por Elisa Carrió, con el que intentaron sacar provecho de la escandalosa sesión, en la que desde ministros a legisladores, pasando por funcionarios y gobernadores, hicieron de todo para convencer a diputados opositores para que se retirasen a la hora de la votación y permitiesen así un triunfo oficialista. Es una realidad que llamaron, ofrecieron, operaron y apretaron. No es la primera vez que pasa y, probablemente, no será la última.
Carrió entendió hace tiempo la relación entre las denuncias y los medios. Sabe como transformarlas en noticias. El problema fue que las únicas denuncias que tenían para presentar en este caso eran endebles, pero de todas formas montaron el espectáculo. Cynthia Hotton llamó a Patricia Fadel en medio de la noche para hablar de otro proyecto. Esta, supuestamente, le habría pedido que se retirase mostrándole el abanico de posibilidades que se le abría. Pero no hay pruebas de ofertas. Elsa Alvarez contó que recibió cuatro llamados. En uno le insinuaron que se podían perder obras para su municipio, Puerto San Julián, Santa Cruz. Y en otra quisieron comunicarla con De Vido. Pero de ofertas concretas, nada. Y Carrió se dedicó a relatar "todo" lo que había escuchado durante esa fatídica jornada. Lo mismo que los medios publicaron los días siguientes. Todas versiones, nada concreto si los protagonistas no lo ratifican.
Los que recibieron los llamados más fuertes, los que llegaron a escuchar que les ofrecían cifras, y que después les decían que esas cifras no tenían límites, no hablaron. Son los siete diputados del Peronismo Federal, que durante la sesión les contaban a sus pares todas sus conversaciones con gente del kirchnerismo. Pero a la hora de denunciar, se callaron.
También hubo hipocresías en la comisión. Son hipócritas aquellos legisladores, sobre todo del oficialismo, que muestran un escenario de rectitud en el Parlamento. "Acá todos recibimos presiones, y de todos los sectores de la sociedad", argumentaba una diputada. Es cierto, pero con ese argumento encubre que hay diputados que recibieron ofertas. Y si se hacen ofertas, es porque el terreno es proclive a hacerlas. "Y si a alguien le ofrecieron una coima debe declararlo en la Justicia", insistió. No es tan fácil. Hay quienes tienen miedo de denunciar. Hay quienes no pueden denunciar porque temen ser denunciados también. Hay de todo. Pero pretender que la política argentina es pura y santa, es una hipocresía.
"Dicen que esta sesión incluso superó a la de la 125, porque llegaron a ofrecer plata", le pregunté el otro día a una diputada del Peronismo Federal. "Pero no dudes que en la 125 también hubo plata", contestó, tajante. Los dirigentes saben que hay coimas. Lo sabían en los negocios con Venezuela, pero si los empresarios involucrados no declaran no hay pruebas suficientes. Lo saben en las obras públicas, pero si nadie confiesa, no hay pruebas. E incluso, todos lo sabían en las coimas del Senado, con la famosa Banelco, pero hasta que no apareció el arrepentido valijero, Mario Pontaquarto, nada se pudo hacer.
Hubo show, y terminó en escándalo. Hubo hipocresía, y complicidad con la corrupción. Y una vez más, el debate brilló por su ausencia y el Presupuesto quedó en nada.

lunes, 15 de noviembre de 2010

De encrucijadas, divisiones e hipocresías

El debate del Presupuesto 2011 está dejando en evidencia las hipocresías del arco oficialista y las divisiones que vive el espectro opositor. Durante siete años el kirchnerismo trató a la ley de leyes como si fuera una mera formalidad.
El proyecto llegaba al Congreso, se hacían los debates de ocasión con las presentaciones de los funcionarios de diferentes áreas y luego se aprobaba en ambas cámaras, con el aval de la mayoría automática con la que gozó. Ese presupuesto, además, contó con los mismos dibujos que hoy se ven: cifras macroeconómicas subestimadas. Siempre los Kirchner dijeron que el país iba a crecer menos de lo que se preveía. Siempre dijeron que la inflación iba a ser menor a lo que finalmente fue. Algunos oficialistas defienden la medida, diciendo que es preferible quedarse corto a pasarse de largo, porque después es más difícil hacer recortes si la plata recaudada es menor a la estimada. Pero lo cierto es que esas subestimaciones le permitieron al Gobierno gastar todos los excedentes (cientos de millones de pesos en estos años) de manera discrecional. Las diferencias, en algunos casos, son burdas (como decir que el año que viene la inflación será sólo del 8%). Además, el uso de los superpoderes fueron comunes y permitieron al Ejecutivo cambiar el destino de los recursos sin el previo debate parlamentario.
Este año, sin la mayoría automática en el Congreso, el debate asumió un tamiz diferente. "No nos pueden dejar sin presupuesto", dice el Gobierno. Pero no hace nada para evitar quedarse sin presupuesto. Pretende que se apruebe tal como quiere el oficialismo. Sin cambios, sin debates, sin reconocer que las mayorías en el Parlamento ahora son otras. E incluso funcionarios y legisladores lo plantean con un cinismo inusitado: quieren que los legisladores, para dejar gobernar a la Presidenta, aprueben el proyecto tal como está. Sin debatir. Sin trabajar (¿para qué están si no es para analizar si un proyecto es bueno o malo?).
"No le vamos a aprobar otra mentira", replica un sector de la oposición. "Nuestra intención es que el Gobierno tenga presupuesto, pero con cambios", dubita otro grupo. La muerte de Kirchner tuvo sus efectos en el debate, ya que hay muchos opositores que quieren evitar quedar como victimarios de una viuda. Por eso se encuentran ante una encrucijada: aprobar un presupuesto que reconocen como falaz o rechazarlo y permitir que el Gobierno se victimice.
Además, se abre una segunda encrucijada. El Gobierno ya avisó que de no tener presupuesto, prorrogará el de este año. Así, gobernaría a través de decretos y con el uso de los superpoderes. Sectores de la oposición quieren evitar que eso ocurra, porque dicen que así tendrá mayor discrecionalidad todavía. Otros, en cambio, retrucan que de una manera u otra el Gobierno "hace lo que quiere" con los recursos.
En el medio, y a pesar de las diferencias, un amplio grupo opositor logró consensuar un dictamen. Mantiene la estructura del proyecto del Gobierno (buscan evitar que les digan que quieren imponer su propio programa), pero le cambia las estimaciones, le corta discrecionalidad y le suma algún proyecto, como el 82% móvil para los jubilados. Pero por ahora tampoco consiguen sumar el número necesario para aprobarlo, y el oficialismo rechaza toda posibilidad de negociación.
Ante este panorama, algunos opositores prefieren llegar a algún acuerdo, que permita aprobar el Presupuesto, pero con algunos cambios en particular (que después, probablemente, vetaría la Presidenta). Los otros opositores los acusan de acuerdistas, de pactar con el Gobierno.
Ahora el escenario cambió. Luego de la escandalosa sesión del miércoles último, con un kirchnerismo desbocado intentando convencer a legisladores para que se levanten de sus bancas, los movimientos de todos van a estar en la mira. Los que estuvieron ausentes, se sentarán en su banca, para evitar quedar de nuevo en la mira (todos pusieron una excusa, que difícilmente se pueda volver a repetir). Los que tenían pensado llegar a un acuerdo y permitirle al Gobierno tener su presupuesto van a tener que pensarlo dos veces. Pero entonces vuelven a surgir las encrucijadas: ¿le regalan el escenario de victimización al Gobierno? ¿y además le dejan tener mayor discrecionalidad el año próximo?
El miércoles pasado lograron una salida elegante. Mandaron el proyecto de nuevo a comisión, para que se siga debatiendo. No fue un rechazo, pero le pegó en el palo. El oficialismo ya anunció que no tiene intenciones de seguir debatiéndolo. Por lo tanto, el Presupuesto volverá al recinto y la oposición se enfrentará a los mismos dilemas. Pero las diferentes interpretaciones que seguramente tendrán no favorecerán a resolverlos.

domingo, 14 de noviembre de 2010

Problemas de columna

Por Alcira Argumedo
Diputada Proyecto Sur

Hace pocos días el jefe de gabinete Aníbal Fernández afirmó que la CGT de Hugo Moyano -quien también ha sido designado presidente del PJ de la provincia de Buenos Aires- es la columna vertebral del kirchnerismo. Esto nos lleva a analizar la estructura de poder de esta fuerza política, que en realidad tiene en la CGT sólo uno de sus pilares fundamentales, con estribaciones en José Pedraza de la Unión Ferroviaria, responsable del negocio de la terciarización de trabajadores y sospechado por su participación intelectual en el asesinato de Mariano Ferreyra. Sin considerar los problemas vinculados con el tráfico de medicamentos adulterados que llevaran al procesamiento del bancario Juan José Zanola y de Héctor Capaccioli, encargado de finanzas de la campaña presidencial del 2007. Un segundo pilar lo constituyen los barones del conurbano bonaerense -Mario Ishii, Hugo Curto, Alejandro Granados, Raúl Othacehe, Juan José Mussi, entre otros- cuyo accionar ha sido poco efectivo contra los desarmaderos de autos, la trata de personas y la distribución de paco en sus territorios. El tercer pilar está conformado por los gobernadores aliados -José Luis Gioja de San Juan, Jorge Capitanich de Chaco, Maurice Closs de Misiones, Luis Beder Herrera de la Rioja o Gildo Insfrán de Formosa- entre cuyos méritos se destacan los acuerdos con la Barrick Gold o Minera Bajo La Alumbrera para la explotación de minería a cielo abierto, la devastación de bosques nativos con el despojo de tierras de comunidades indígenas y campesinas o los planes de hambre cero que no evitan la muerte de chicos a causa del hambre por culpa de sus padres. Finalmente, está el pilar de los grupos de negocios que integran nombres como Cristóbal López, Franco Macri, Sebastián Eskenazi, Lázaro Báez, Eduardo Eurnekian y Eduardo Gutiérrez, Matías Garfunkel, Sergio Szpolski o Raúl Moneta, vinculados al petróleo, minería, concesiones viales, aeropuertos, juego, grandes constructoras, finanzas, telefónicas, medios de comunicación y similares. No puede negarse que estos pilares, con diverso tipo de relaciones entre sí, constituyen uno de los sectores de la derecha en Argentina.

Por ello nos permitimos dudar que con esta base de poder real pueda construirse un proyecto de corte nacional y popular. No obstante, existen otros actores: organismos de Derechos Humanos, movimientos sociales, grupos de periodistas e intelectuales, organizaciones juveniles y sectores políticos aliados de centroizquierda, que conforman una legítima faceta progresista, aunque es difícil concebir su convivencia con los pilares del poder real cuya existencia tiende a velarse en los discursos o a ignorarse cuando se acusa a Proyecto Sur de establecer acuerdos con otras expresiones de la derecha en el Parlamento: la paradoja es que Proyecto Sur nunca votó leyes propuestas por esa derecha; más bien fuimos apoyados en iniciativas como la Ley de Protección de Glaciares y la creación de una Comisión Bicameral para la Auditoría de la Deuda Externa o se aceptaron nuestros aportes en casos como la Ley de Reforma del Consejo de la Magistratura. Los programas radiales y televisivos cada vez más numerosos, emitidos por los medios de comunicación controlados o financiados por el oficialismo, tienden a difundir y reiterar una mirada que solamente muestra la faceta progresista de la política kirchnerista, eludiendo su vinculación con los pilares del poder real. Lo cual es aceptable en términos de propaganda política; pero no puede negarse la existencia de una manipulación de la información: manipular información no significa mentir; simplemente se trata de decir verdades a medias remarcando en forma sistemática determinados aspectos y silenciando, también en forma sistemática, otros aspectos que dan cuenta de la composición integral del conjunto.

El debate en el Parlamento sobre la Ley de leyes del Presupuesto Nacional, puso en evidencia una metodología que fuera utilizada profusamente durante los últimos años: cooptar conciencias con el propósito de dividir a quienes se les oponen y debilitarlos, al lograr que una fracción de esos opositores se vuelquen hacia su campo formulando duras críticas a sus anteriores pertenencias o simplemente garantizando el apoyo a determinadas medidas. La UCR sufrió esta metodología -al margen de sus resultados posteriores- con Julio Cobos y las fracciones de radicales K; diversos organismos de Derechos Humanos, movimientos sociales y otros grupos políticos, asimismo la sufrieron. Ahora, ante los problemas de columna causados por la CGT de Moyano, todo indica que se busca la división de la CTA, de modo tal que la fracción de esta central de trabajadores encabezada por Hugo Yasky, sea la parte progresista mostrable del mundo sindical. En las últimos semanas, hemos detectado la utilización de estos métodos en Proyecto Sur: la idea sería promover una disidencia susceptible de ser utilizada en artículos y entrevistas de Página12 o programas como 6,7,8 y similares en radio y televisión. Imaginemos: “Un amplio sector de Proyecto Sur deja ese movimiento con duras críticas a la conducción y se vuelca hacia la militancia en el movimiento nacional y popular kirchnerista”. Esta película ya la vimos en julio del 2008 y, con otros matices, en la campaña “Pino, devolvenos el voto” que incluía canciones de dudosa calidad estética y moral. Con referencia a la noche del escándalo, no podemos afirmar que hacia nosotros existiera un intento de soborno: a las 0.55 horas del jueves y antes de la votación final, cuando era evidente que Proyecto Sur podía definir para uno u otro lado, el secretario parlamentario del Interbloque Proyecto Sur, Mario Mazzitelli, recibió una llamada de José María -existe un José María en el Ministerio de Planificación- preguntando de parte del Ministro Julio De Vido “Qué piden ustedes para aprobar el presupuesto?” No podemos entonces hablar de eventuales sobornos, ya que en este caso la pregunta hubiera sido “Cuánto piden …”; por el contrario, la formulación “Qué piden…” solamente puede interpretarse como una sana intención de conocer nuestros deseos.

Cuatro ministros encabezaron el operativo presión

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el ministro de Planificación, Julio De Vido, fueron los miembros más encumbrados del Gobierno que lideraron el operativo para convencer a diputados de que se retiraran de sus bancas y permitieran la aprobación del Presupuesto 2011. Pero no lo hicieron solos, los ministros Carlos Tomada (Trabajo) y Julián Domínguez (Agricultura), y una lista de secretarios, gobernadores, legisladores y dirigentes aislados también se sumaron al raid.

El kirchnerismo dio inicio a la sesión del miércoles último en la Cámara de Diputados con la tranquilidad de que iban a conseguir aprobar el Presupuesto 2011. Sin embargo, con el correr de las horas, y luego de que Elisa Carrió y Pino Solanas denunciaran un nuevo “Pacto de Olivos”, la incertidumbre sobre el resultado final inundó el ambiente y los teléfonos de los diputados comenzaron a sonar.

“Los ministros fueron más medidos y preguntaban si existía alguna posibildad de acuerdo. Pero de ahí para abajo se desbocaron, ofrecieron de todo”, le explicó a PERFIL un diputado del Peronismo Federal. Otro colega suyo aventuró: “A mí me parece que Rossi (Agustín, jefe de bloque) pidió auxilio porque los números no le daban y salieron todos, de manera desordenada, a rescatarlo”. Y enumeró las diferentes propuestas que escuchó que se hicieron durante la madrugada. “Decime lo que querés”, fue la frase que más se repetía, pero también hubo promesas de obras para las provincias, de plata y de viajes (a uno le habrían ofrecido un viaje a China). Pero también hubo aprietes: “A otro diputado lo apretaron con darle impulso a una causa penal que tiene”.

“Empezaban con una cifra, pero después decían que esa cifra no tenía límite. Y también prometían reelecciones o reuniones con la Presidenta”, indicó otro diputado. La cifra inicial, según se comentaba en los pasillos, era 50 mil pesos.

El foco de atención de los kirchneristas estuvo en el bloque del Peronismo Federal, que conduce Felipe Solá. Por lo menos siete miembros de esa bancada fueron contactados para torcer su posición, pero ninguno de ellos quiso hacerlo público. Según pudo constatar PERFIL, tres de ellos son Estela Garnero, Lorena Rossi y Mauricio Ibarra. La primera fue insistentemente llamada desde la Gobernación de Córdoba. Schiaretti buscaba convencerla de que votase a favor del proyecto, como su comprovinciano Francisco Fortuna. Rossi, de Río Negro, habría sido llamada por dos ministros (Tomada y Domínguez) y por su líder político, Julio Arriaga, que estuvo con Solá y ahora se codea con Miguel Pichetto. Al sanjuanino Ibarra, en tanto, lo llamaron desde el despacho de De Vido, pero no atendió.

El salteño Marcelo López Arias, del bloque peronista, también fue contactado. Alrededor de las 23 estaba junto a un grupo de colegas cuando le sonó el teléfono: era Aníbal Fernández. Una diputada describió cómo eran los diálogos más comunes: “Colaborá con el proyecto”, decían los kirchneristas. “Me hubieran llamado antes, y veíamos si podíamos llegar a un acuerdo, ya es tarde”, recibían como respuesta.

A los casos ya conocidos de Cynthia Hotton y Elsa Alvarez, que denunciaron en el recinto que las habían llamado para pedirles que se retirasen, se suma el de Mario Mazzitelli, secretario parlamentario de Proyecto Sur. Un conocido lo llamó para preguntarle si lo podía llamar alguien en nombre de De Vido y él aceptó. Cerca de la una, esa persona, de nombre José María, lo llamó y le preguntó qué pedían. La respuesta incluyó las propuestas del bloque, por lo que no hubo mucho más de que hablar. Se sospecha que José María se trataría de Olazagasti, secretario privado del ministro.

El resultado, después del escándalo, fue que trece diputados de la oposición quedaron en la mira por haberse ausentado sin dar explicaciones a los presidentes de sus bloques.

lunes, 8 de noviembre de 2010

El cobismo debate si el vice debe adelantar su licencia o renunciar

Desde la semana pasada, el cobismo entró en una fase de intensos debates. La muerte de Néstor Kirchner, con el consecuente cimbronazo que generó en el escenario político, no dejó indemne a Julio Cobos. Por eso, entre sus filas están los que ya pretenden que rediseñe su estrategia, con una eventual renuncia o pedido de licencia a la vicepresidencia, y los que creen que es necesario ser prudentes y esperar.

El primero en dejar en evidencia está indefinición fue Oscar Aguad, presidente del bloque de diputados del radicalismo, quien el viernes dijo que Cobos debería “replantear su estrategia”. Ayer, en diálogo con PERFIL, aclaró que para él “los tiempos se han anticipado”. “A la luz de los acontecimientos, que no sólo es la muerte de Kirchner sino el nuevo escenario donde el kirchnerismo ya tiene un candidato presidencial, hay que construir rápidamente la alternativa”, explicó el cordobés. De todas formas, advirtió que Cobos no debe renunciar a la vicepresidencia, pero dejó la puerta abierta para que anticipe su pedido de licencia. Esa es la decisión que el mendocino siempre especuló con tomar para así evitar renunciar a su mandato, pero la pensaba recién para marzo.

La semana pasada, el vice decidió bajar el perfil, por motivos políticos pero también personales (tiene a su madre y a su suegra con problemas de salud). Por eso, estuvo desde el jueves en Mendoza. Juan Carlos Jaliff, uno de los dirigentes más cercanos, analizó con él el panorama político: “En el partido, y en nuestro sector, hay gente ansiosa, pero no es momento para que hable o tome definiciones”. “No hay que dejarse ganar por la ansiedad, el escenario es muy volátil”, le definió a PERFIL. Gente que compartió reuniones con Cobos esta semana asegura que se expresó en el mismo sentido. “En los últimos días le escuché decir: ‘Vieron que no había que apurarse, que la política en este país es muy dinámica’”, relató un testigo de los encuentros.

El perfil bajo seguirá en el transcurso de esta semana. “Con Julio hablamos que lo más prudente es el silencio por estos días, ya que cualquier manifestación de él no va a ayudar en nada”, confesó Jaliff, quien además consideró que Cobos “está siendo más respetuoso que el propio peronismo por la muerte de Kirchner”. Mañana, además, el mendocino va a quedar en ejercicio de la presidencia, a raíz del viaje de Cristina Kirchner a la reunión del G20 en Corea del Sur. Recién a su regreso, Cobos tiene previsto retomar su agenda político-partidaria.

Un importante dirigente del partido, en tanto, afirmó que vio “golpeado” a Cobos la última semana. Los cantos en su contra de los militantes kirchneristas en los funerales del ex presidente no fueron poca cosa: fueron seguidos en vivo por televisión por millones de personas. Desde su entorno, de todas formas, aseguran que lo tomó con tranquilidad, pero reconocen que le afectó la actitud del senador Pedro Guastavino, que en la sesión homenaje lo criticó.

Esta situación, además, generó que circulase el rumor de que estaban encargando encuestas que incluían la pregunta de si debía renunciar. En su entorno aseguran que ellos no encargan sondeos, sostienen que no piensa renunciar, pero admiten que si reciben encuestas con números negativos intentarán “revertirlo desde lo institucional, demostrando que su rol en el Senado es importante”.

Carrió volvió a salir a la calle y visualiza un escenario político algo más tranquilo

Muchas veces, los acontecimientos hablan por sí solos, y en esos momentos, las palabras están de más. Ese es el argumento que esboza Elisa Carrió para fundamentar el silencio al cual se llamó tras la muerte de Néstor Kirchner. Un silencio que, además, no esconde preocupación por el futuro inmediato. La líder de la Coalición Cívica, por el contrario, le transmitió a su tropa una visión optimista sobre el escenario que se abrió.

Los silencios de Carrió, ya son casi una costumbre en la política argentina. En determinado momento, la chaqueña decide que no es momento para hablar en público y se manda a callar. Generalmente, son etapas en las que tiene una visión negativa de la coyuntura. Pero esta vez, es distinto. “Va a estar todo bien, el futuro está abierto”, les comenta a los propios, pidiéndoles que le lleven tranquilidad a la gente.

Esta decisión de la diputada generó apoyos y rechazos. Quienes la critican sostienen que por la importancia política que tuvo el fallecimiento de Kirchner, ella debería haber salido a hablar, por lo menos para expresar sus condolencias. Sus defensores, en cambio, creen que así respetó el duelo de Cristina y evitó quedar como una hipócrita. Recuerdan, para que no queden dudas, que Carrió llegó a denunciar al ex presidente de ser el supuesto jefe de una asociación ilícita.

Ayer, fue el primer día que decidió salir a la calle desde que volvió el fin de semana último de Córdoba, donde estuvo en la Posada del Qenti, el Spa médico que se transformó en el refugio habitual al que Carrió suele recurrir para desintoxicarse del estrés. Allí se internó la semana anterior, porque le había empeorado su diabetes, que la tiene a mal traer, cada vez que tiene un pico de estrés. El descanso hizo efecto, ya que volvió con varios kilos menos.

Ahora, además, tiene un factor menos para estresarse. Durante estos días mantuvo unas pocas reuniones con los dirigentes de la Coalición Cívica en su departamento y se dedicó a rezar. Pero además, le confesó a sus íntimos que puede descansar con mayor tranquilidad. “Con Kirchner se la pasaba pensando qué idea perversa podía estar tramando, ahora con Cristina eso no va a pasar”, cuentan. Y desmienten a quienes piensan que Carrió se alegró con la muerte de Kirchner: sacan a la mesa su profunda fe católica y agregan, además, que ella quería verlo preso.

En la Coalición Cívica no quieren hacer especulaciones sobre el futuro. “Para diciembre vamos a dar definiciones”, viene informando Carrió. Y para eso, se prepara. La semana próxima retomará sus actividades normales, después viajará a México para el casamiento de su hijo mayor y recién estará de regreso a principios de diciembre.

En las reuniones que los dirigentes de su espacio tuvieron en su casa, también se definió que ninguno de ellos dará entrevistas para hablar de la coyuntura política. No quieren quedar como “oportunistas” y prefieren esperar a que el panorama, que ven muy dinámico, se aclare. En ese sentido, una de las cuestiones que más le sorprendió a Carrió es que nadie haya respetado el duelo. “En cualquier país normal, en una situación así tanto el oficialismo como la oposición, suspenden las actividades por una semana”, reflexionó.

Además, fue motivo de su análisis la reacción que genera en el país las muertes públicas. “Es un reflejo de la violencia que impera en la Argentina. Violencia como destrucción. Y su símbolo es la muerte. Por el contrario, el símbolo de la paz es la vida y la muerte es un paso más”, concluyó en una de sus últimas charlas.

lunes, 25 de octubre de 2010

Mirando a la distancia

Humberto Tumini y Graciela Ocaña fueron kirchneristas. Ambos fueron funcionarios. Y hoy hay que contarlos en las filas de los desencantados, de los desilusionados. Es interesante ver sus opiniones respecto al asesinato de Mariano Ferreyra. A continuación, va el comunicado de prensa que Tumini, secretario general de Libres del Sur, hizo difundir ayer:

"La ex ministra de Salud de Cristina Kirchner, Graciela Ocaña, le recomendó a la Presidenta "buscar a los costados o atrás de ella" si pretende encontrar a los presuntos "autores ideológicos" del crimen del militante del Partido Obrero, Mariano Ferreyra. Estamos plenamente de acuerdo con estas apreciaciones.

Juan Pablo Schiavi, secretario de Transporte de la Nación, tiene visibles acuerdos con la Unión Ferroviaria de Pedraza y con las empresas concesionarias del ferrocarril. También con La Fraternidad de Maturano y su gente, a la que puso Schiavi al frente de la ADIF. Recordemos, al respecto, la represión a los miembros de la Mutual Sentimiento en la Plaza de Mayo en noviembre pasado, a quienes les quieren -esos sindicalistas- quitar el edificio para hacer negocios.

El Ministro de Trabajo Carlos Tomada hace la vista gorda con la tercerización en los ferrocarriles y la violación de los derechos laborales que eso suele conllevar -como acaba de reconocer- porque, de esa manera, bajan el precio de la mano de obra a las empresas de Pedraza.

El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández (que mandó a reprimir a la Mutual Sentimiento en la Plaza), dirige la Policía Federal hace 7 años; lo primero que hizo fue salir a defenderla de las acusaciones de zona liberada en el asesinato del militante del PO. Además, como es de público conocimiento, está vinculado a todo esto de las barras bravas del fútbol (gente vinculada a su club, Quilmes y a él mismo, está acusada por el triple crimen de la efedrina).

Cómo no compartir, entonces, lo que Ocaña dice respecto de dónde hay que buscar a los autores intelectuales del asesinato. ¿O queda alguna duda de que a Mariano lo mataron para defender los negocios de la burocracia sindical -negocios apañados por el gobierno- en la tercerización de los servicios ferroviarios?".

Las “perlitas” que declaran los senadores

Senadores que no tienen un peso en el bolsillo, que no son dueños de un solo inmueble, que no declaran bienes del hogar o que informan que están cobrando salarios muy distintos. Son algunas de las tantas curiosidades que aparecen en sus últimas declaraciones patrimoniales, que corresponden al año 2009 y que fueron solicitadas por PERFIL al Congreso de la Nación.

La Ley de Etica Pública los obliga a entregar todos los años un informe completo sobre su patrimonio y a poner esos papeles a disposición de cualquier ciudadano que los requiera. Hace dos semanas, este diario informó cuáles son los integrantes del Senado que tienen más propiedades y que más hicieron crecer su fortuna durante el año pasado. Pero en esos documentos patrimoniales –que fueron completados por los propios legisladores– todavía se pueden encontrar varias sorpresas adicionales.

Aparecen varias curiosidades en el rubro “inmuebles”, uno de los más importantes dentro de cualquier patrimonio. Una de ellas se puede encontrar en la declaración de bienes del senador radical Mario Cimadevilla, que accedió a su banca en diciembre del 2009. El hombre de Chubut consignó que es propietario de cinco propiedades pero no detalló los valores de ninguna de ellas. Otro ejemplo corresponde a Adolfo Rodríguez Saá, el fugaz ex presidente que ahora ocupa una banca por la provincia de San Luis. Aunque el hermano del gobernador puntano declaró una fortuna total que bordea los diez millones de pesos, informó que no posee ningún departamento, casa o terreno. Apenas afirma que tiene el “usufructo vitalicio” de un solo inmueble, que está a nombre de su ex pareja María Mazzarino. Aunque ya no es más dueño de una vivienda, le quedaron unos 120 mil pesos en “obras de arte y bienes del hogar”.

Cuarenta de los setenta y dos senadores no declaran bienes muebles no registrables por más de $ 20 mil. Lo que sorprende es que con sólo contabilizar los electrodomésticos hogareños se llega a esa cifra.

Cuando se trata de sorpresas en el patrimonio, el ex presidente Carlos Menem es una figura repetida. Y en sus declaraciones juradas presentadas al Congreso figura un dato curioso que vale la pena destacar: tiene acciones de empresas privadas de teléfonos que se quedaron con el negocio de la telefonía en Argentina durante su gestión. El riojano informó que consisten en 231 acciones de Telecom SA, 882 acciones de Telefónica Argentina y 166 Telefónica Móvil de Argentina. Esos paquetes accionarios valen más de 11 mil pesos y se sumaron a su patrimonio durante su presidencia: la “fecha de alta” que se detalla es el año 1991.

Entre las perlitas figuran varios senadores que declaran que no poseen dinero. Un caso testigo es el de la correntina Josefina Meabe, que declaró ingresos por más de $ 2 millones por la cría de ganado ovino y bovino. Lo llamativo es que no tiene dinero en efectivo y además posee un saldo negativo de casi $ 200 mil en sus cuentas bancarias.

Por último, llama la atención que los propios Senadores no se ponen de acuerdo en cuánto es su sueldo. Según sus DD.JJ., el monto mensual neto que recibían a diciembre de ’09 varían entre los $ 9 mil y $ 15 mil.

Alfonsín y Binner consolidan su vínculo con miras a 2011

Ricardo Alfonsín y Hermes Binner siguen avanzando lentamente con su construcción en conjunto, de cara a las elecciones presidenciales de 2011. La estrategia incluirá actividades en público y el trabajo mancomunado de los equipos técnicos. Sin embargo, de candidaturas y fórmulas todavía no tienen previsto tomar definiciones, para así cuidar las decisiones orgánicas de sus partidos.

Hace dos semanas, cuando Alfonsín visitó al gobernador santafesino, hubo cinco minutos donde estuvieron completamente a solas. Allí, habrían sumado puntadas al tejido. “Hubo un acuerdo verbal para ir juntos a la interna, pero no la van a oficializar todavía porque es muy temprano”, le reconoció a PERFIL uno de los participantes de la reunión ampliada. Sin embargo, desde el entorno de Alfonsín, prefirieron asegurar que de ese encuentro sólo “salió un indicio claro para empezar a trabajar juntos en lo programático”.

La idea que tienen los dos precandidatos presidenciales es que sus equipos técnicos tengan reuniones de trabajo donde empiecen a coordinar sus programas. Por el lado de Alfonsín, estarán los equipos del Morena (Movimiento de Renovación Nacional), que se lanzarán el próximo 28 de octubre. Estarán conducidos por Carlos Ulrich y Agustín Campero, y harán un llamado nacional a técnicos que quieran participar del armado del programa. Después de eso, comenzarán las reuniones con los equipos de Binner, que se nuclean en el Centro de Estudios Municipales y Provinciales (Cemupro), que comanda la diputada Alicia Ciciliani. A esos encuentros esperan sumar al GEN de Margarita Stolbizer y a la Coalición Cívica de Elisa Carrió. El gobernador socialista, además, se comprometió a intentar sumar a Proyecto Sur, de Pino Solanas.

Por otra parte, ya el próximo martes Alfonsín y Binner se volverán a mostrar en conjunto. Será en una conferencia que compartirán en la sede del Cemupro junto a quienes fueron ministras de Medio Ambiente y Planificación en Chile durante el gobierno de Michelle Bachelet, Ana Lya Uriarte y Paula Quintana Meléndez. La conferencia se llamará “Experiencias y desafíos de la izquierda democrática”. “Hermes y Ricardo tienen una visión común de los problemas del país, y por eso pueden trabajar en conjunto”, describió un hombre del entorno de Alfonsín, que además destacó la afinidad que los une, en especial desde que hace más de cinco años compartieron varios viajes a la Internacional Socialista (organización en la que participan el radicalismo y el socialismo).

Ayer, el vicepresidente de la Cámara de Diputados continuó con sus ya habituales recorridas de los fines de semana por el interior del país. Estuvo en la provincia del Chaco y en Formosa (donde debió cancelar un acto partidario por el tornado que afectó a la localidad de Pozo del Tigre). Allí, rechazó la versión periodística de que bajaba su candidatura y aclaró que había declarado que para enero de 2011 el radicalismo ya estará en condiciones de conformar las fórmulas que competirán en las primarias abiertas de agosto. Hoy, Alfonsín tiene previsto visitar diferentes localidades formoseñas junto al senador y referente local Luis Naidenoff.

A un año de la elección, la incertidumbre es similar a la de 2003

El domingo 23 de octubre de 2011, los argentinos deberán ir a las urnas para elegir a su futuro presidente. Es decir que ayer, justo a un año de esa fecha, comenzó la cuenta regresiva para todo aquel que quiera quedarse con el sillón de Rivadavia. El escenario, sin embargo, muestra todavía una multiplicidad de opciones: hay por lo menos catorce nombres en danza. La incertidumbre es similar a la que precedió a las elecciones de 2003, a diferencia de lo ocurrido en la previa de 2007 y 1999, cuando el panorama era más previsible.
Por el momento, sólo Pino Solanas, de Proyecto Sur, parece ser el único ya confirmado como candidato, aunque todavía resta que oficialice que se queda con la pelea nacional y no la porteña.
En el Frente para la Victoria, la duda ya está instalada: será Néstor o Cristina. Daniel Scioli, por otro lado, suena como la alternativa, aunque también se especula que podría competir por fuera del kirchnerismo.
El Acuerdo Cívico y Social, por su lado, tiene a Julio Cobos y Ricardo Alfonsín como sus precandidatos predilectos.También está el socialista Hermes Binner, aunque se especula con que podría ser candidato a vicepresidente. Hoy afuera de ese esquema está Elisa Carrió, de la Coalición Cívica, quien definirá a principios del año próximo si vuelve al Acuerdo o si compite por su cuenta.
En el Peronismo Federal pugnan cuatro precandidatos: Eduardo Duhalde, Felipe Solá, Mario Das Neves y Alberto Rodríguez Saá. Sin embargo, hay quienes siguen esperando que se lance Carlos Reutemann. Mauricio Macri, por PRO, también está en carrera, aunque todavía es incierto si competirá solo o en alianza con el Peronismo Federal.

Antecedentes. A esta elección se llega con un amplio abanico de candidatos, similar a lo que pasó en julio de 2002, cuando Duhalde anunció el adelantamiento de los comicios a marzo de 2003. En ese momento, había quince nombres en danza. Por el PJ estaban Carlos Menem, Adolfo Rodríguez Saá, Néstor Kirchner, Reutemann (no se decidía), José de la Sota y Juan Carlos Romero. En el arco de la centroderecha sonaban cuatro nombres: Ricardo López Murphy (terminó siendo él), Macri, Patricia Bullrich y Gustavo Béliz. Carrió, por su lado, ya anunciaba que se iba a presentar sola y Luis Zamora era el referente de la izquierda mejor posicionado. En la UCR se perfilaban Rodolfo Terragno, Roberto Iglesias y Angel Rozas (terminó siendo Leopoldo Moreau).
En octubre de 2006, en cambio, por más que todavía faltaba un tiempo para las definiciones, ya estaban perfilados los que finalmente se postularían en octubre de 2007. En el oficialismo dudaban entre Néstor y Cristina. El radicalismo, en tanto, todavía no terminaba de cerrar su alianza con el peronista disidente Roberto Lavagna, que armaba programas, pero no se lanzaba. Carrió, por su lado, se preparaba para ir sola (al final fue con el socialismo). En la centroderecha, Macri, López Murphy y Jorge Sobisch, eran los precandidatos (al final fueron los últimos dos).
Un año antes de octubre del 99, en tanto, el escenario ya era mucho más predecible. La Alianza se preparaba para una interna entre Fernando de la Rúa y Graciela Fernández Meijide. En el peronismo, Duhalde ya estaba lanzado y tenía un competidor: Ramón “Palito” Ortega. El tercero en discordía era Domingo Cavallo, de Acción por la República.

jueves, 7 de octubre de 2010

Elegir los enemigos

Decir que una de las características principales del kirchnerismo es la búsqueda constante de un enemigo no es una novedad.
Desde los primeros días de Kirchner en el poder, allá por mayo de 2003, los rivales a quienes contraponerse estuvieron a la orden del día.
Iglesia, militares, Fondo Monetario Internacional (FMI) fueron los primeros enemigos públicos. Y del lado de enfrente siempre encontraron a los "útiles" de siempre que sostuvieron esa enemistad. Cecilia Pando, defensora de milicos torturadores. Antonio Baseotto, el obispo que insinuó que al ministro de Salud Ginés González García había que "tirarlo al mar". Y a estos dos ejemplos se sumaron aquellos verdaderos golpistas, que se oponían a la política de derechos humanos y los acusaban de "montoneros", como si eso fuese una razón suficiente para denostarlos. O aquellos retrógrados que se oponían a las políticas de educación sexual o de distribución de preservativos.
También se enfrentó a la Corte Suprema menemista y logró renovarla, airearla y mejorarla. En el camino se cruzó con la empresa Shell, a la que llamó a boicotear hasta obligarla a decir que se querían ir del país (hoy dicen que no se fueron porque no hubo nadie dispuesto a invertir lo que vale la empresa).
Como un perro salvaje, persiguiendo a un gato hasta el pie de un árbol, Kirchner, con buen instinto, iba eligiendo a sus enemigos. Todos enemigos que tenían una baja o nula consideración en la sociedad. Allí comenzó a escucharse la frase "sólo me vasta ver a los enemigos del Gobierno para saber de qué lado pararme".
Pero el tiempo parece haber desgastado el instinto del ex presidente, que como un perro viejo ya no sabe elegir a sus presas. Primero mezcló a todo el campo y creyó que se enfrentaba a la Sociedad Rural sola. Sectores de la sociedad entendieron que la Federación Agraria estaba siendo cooptada por la "oligarquía". Otros, en cambio, rechazaron esa idea y sintieron que defender a los productores no los tildaba de "oligarcas golpistas".
Ahora, la dificultad para elegir enemigos se profundizó. La Justicia es una institución criticada por la sociedad, pero no lo suficiente para pararse del lado del Gobierno en la pelea. Que hay una Justicia buena cuando los fallos favorecen a los K, y otra mala cuando los perjudica, es algo que se percibe a la legua.
En esa lógica se inscribe también las críticas a la Corte Suprema. El tribunal reformado, aireado y mejorado, que durante tantos años fue motivo de orgullo para los kirchneristas, ahora es el centro de las críticas. Que hay una Corte buena o mala según si los fallos favorecen o no al Gobierno, es algo que se percibe a la legua.
Julio César Strassera, el fiscal del juicio a las juntas militares, también se convirtió, momentáneamente, en un enemigo del Gobierno. Que la lucha por los derechos humanos la escriben ellos y no quieren compartir el reparto con nadie, es algo que también se percibe a la legua.
Por último, el Grupo Clarín es hoy el principal enemigo. También hay sectores que siempre criticaron (criticamos) el accionar de Clarín. Sin embargo, gran parte de la sociedad no le importa lo que pasa con los medios, ya sea por desinterés o ignorancia. Además, son muchos los que ya entendieron y percibieron a la legua que los medios oligopólicos eran buenas cuando no criticaban y ahora son malos porque critican.
Iglesia, militares, FMI y Corte Suprema menemista eran enemigos que la mayor parte de la sociedad sentía y sabía de qué lado pararse. Justicia, Corte Suprema kirchnerista y Clarín son enemigos mal elegidos, porque la gente ya no sabe de qué lado pararse. Para peor, ahora también existen los que defienden a todo aquel que es blanco de las críticas del kirchnerismo.
La estrategia de amigo-enemigo, durante muchos años, fue útil al kirchnerista. Incluso, a través de tanto repetirlo, quisieron instalar la imagen de que todo aquel que se les oponía era "golpista" o "máquina de impedir" o, incluso, "gorila". Hoy, por los enemigos que tiene, el Gobierno sólo convence al núcleo más cercano de defensores. La estrategia pudo ser buena o mala, pero una cosa, después de casi ocho años, quedó clara: de buscar consensos, ni hablar.

martes, 5 de octubre de 2010

Hay senadores que aumentaron hasta 300% sus bienes en un año

El Senado se convirtió en los últimos tiempos en un lugar clave de la política argentina, donde se pelea el último round para aprobar una ley y muchas veces con final de suspenso. Pero sus integrantes no sólo tienen destreza para los debates públicos, sino que también son empresarios de los más variados rubros y tienen gran habilidad para aumentar su fortuna. Durante el último año 2009, la mayoría de ellos hizo crecer su patrimonio y con porcentajes que llegan a rozar el 300 por ciento.

Entre los cinco que más crecieron encabeza la lista el sanjuanino Roberto Basualdo, seguido por senadores de distintos colores políticos como el ultrakirchnerista Jorge Banicevich o el jefe del bloque radical Gerardo Morales. Los porcentajes se calcularon comparando los bienes de las dos últimas declaraciones patrimoniales, que fueron completadas por los propios legisladores y que PERFIL solicitó a la Secretaría Administrativa del Congreso.

El primer lugar del ranking corresponde a Basualdo, que ganó su banca en el año 2005, está aliado con el peronismo federal y se opone al gobernador kirchnerista José Luis Gioja. Si bien ya era propietario de unos 40 millones de pesos, sus últimos números informan que su patrimonio habría trepado hasta unos 170 millones de pesos. Los mayores crecimientos aparecen en el rubro de las acciones, donde se desprendió de cuotas de 38 millones de pesos de su compañía Roberto Basualdo SA y después compró títulos por un total de 80 millones. También se elevaron sus ahorros de manera sideral, que pasaron de 29 mil pesos hasta los 79 millones, incluyendo un “plazo fijo exterior” de 15 millones de dólares.

El segundo lugar le corresponde a la riojana Teresita Quintela, quien integra el bloque del kirchnerismo en el Senado, pero que también se destacó en las noticias por votar en contra de la famosa Ley 125 del campo.

La senadora tiene mucho menos bienes que Basualdo, pero el porcentaje de aumento de su patrimonio fue notable. Los incrementos más destacados fueron en el dinero que tiene ahorrado, que subió desde los 40 mil pesos hasta llegar a los 255 mil. También saldó una deuda hipotecaria de 800 mil pesos con el Banco Credicoop, manejado por el banquero kirchnerista Carlos Heller.

Más abajo se ubica Gerardo Morales, el jefe del bloque de la UCR y una de las principales espadas de la oposición en el Senado. El ítem que hizo elevar su porcentaje fueron los inmuebles, donde declaró cuatro propiedades más que el año anterior, aunque figura comprado hace algunos años . Además, el valor de su Toyota Hilux apareció más elevado.

Completando el listado se encuentra Jorge Banicevich, el santacruceño que accedió a una banca en reemplazo de Judith Fortsmann, la amiga del matrimonio Kirchner que falleció el año pasado.

El senador se equivocó al incluir –en la declaración del 2009– dos automóviles que compró durante este año, aunque también se elevaron otros rubros de su economía. Y en la quinta posición quedó Emilio Rached, el santiagueño que primero fue “radical K” y ahora retornó a las filas de su partido, después de su polémico voto en la Resolución 125.

Basualdo y Gioja. Los sanjuaninos lideran el top 10 patrimonial

Según las declaraciones juradas que los senadores tuvieron que presentar a mediados de este año, Roberto Basualdo es el que tiene el patrimonio más grande. Su fortuna, según sostiene el propio sanjuanino en las planillas, supera los 170 millones de pesos. Tiene una diferencia de unos 140 millones de pesos con el segundo: su comprovinciano César Gioja.

Sin embargo, entre las declaraciones que el Senado difundió esta semana (luego de que las aprobara la Escribanía General del Gobierno) hay alguien que supera a Basualdo. Se trata de Roberto Urquía, quien finalizó su mandato en diciembre último. El empresario cordobés, dueño de Aceitera General Deheza, declaró que dejó su banca con un patrimonio de $ 296 millones.

Gioja tuvo una alta exposición mediática en las últimas semanas, a raíz del debate de la ley de glaciares. Según su declaración patrimonial, el hermano del gobernador sanjuanino tiene poco más de 29 millones de pesos. Entre sus ingresos, están contabilizados los de las empresas mineras de su propiedad.

El podio de los más ricos del Senado lo completa Josefina Meabe. La correntina asumió en diciembre, con el aval de la Sociedad Rural de su provincia, razón que la avaló para quedarse con la presidencia de la Comisión de Agricultura. Su fortuna es de $ 19 millones. La mayor parte es por las propiedades que posee en Corrientes.

Adolfo Rodríguez Saá es el siguiente en el listado, con 12 millones de pesos. Lo curioso es que en su declaración jurada, el puntano dejó en blanco el ítem “bienes inmuebles radicados en el país o en el extranjero”, por lo que jura no tener ninguna casa o departamento a su nombre. La mayor parte de su fortuna proviene de las acciones de tres empresas (Las Aguilas SA, Payne SA y Cafulcura SA).

El top ten lo completan Pablo Verani, Rojkés de Alperovich, Juan Carlos Romero (los tres con más de 7 millones), Carlos Reutemann (6 millones), Guillermo Jenefes (5 millones) e Hilda Duhalde (4 millones).

Glaciares: Entre el veto y la ley, provincias y mineras hicieron su negocio

Casi dos años pasaron desde que Cristina Fernández de Kirchner decidió vetar la ley de glaciares hasta que el Congreso consiguió aprobar, esta semana, una nueva ley. Sin embargo, la falta de diferencias sustanciales entre la nueva norma y la que fue vetada dio lugar a suspicacias, que se basan en la teoría de que el tiempo que pasó fue beneficioso para las empresas mineras y las provincias involucradas. La puesta en marcha del proyecto Pascua-Lama en San Juan y la sanción de leyes más permisivas en algunas de las provincias son los principales ejemplos.

El 22 de octubre de 2008, la Presidenta vetó totalmente la ley sancionada por el Congreso. Allí, la principal objeción (se realizaron otras menores que fueron mejoradas) estuvo puesta en el artículo 6, que es el que prohíbe diversas actividades en las zonas glaciares y algunas, como la minería, también en las periglaciares. Según el decreto, “el establecimiento de presupuestos mínimos no puede limitarse a la absoluta prohibición de actividades” y, de regir el artículo, “podría afectar el desarrollo económico de las provincias involucradas”. El artículo en cuestión que aprobó el Senado es casi el mismo. Así, se desoyeron objeciones de la Presidenta, como que no se tomaban en cuenta obras en pasos fronterizos o que la minería podía realizarse “en perfecto cuidado del medio ambiente”.

Así surgió la duda de por qué lo que antes fue vetado ahora se promulgaría sin problemas. El senador sanjuanino César Gioja reconoció que el Gobierno “pagó un costo político exagerado” por el veto. Desde la oposición, sin embargo, ven una intencionalidad en la decisión de vetar la norma. En primer lugar, la mira está puesta en el proyecto Pascua-Lama, que prevé una inversión de 4 mil millones de dólares. Al momento del veto, el proyecto realizado por la firma canadiense Barrick Gold estaba en proceso de exploración. Ya tenía el informe ambiental aprobado (en el texto la empresa llegó a plantear la posibilidad de mover de lugar los glaciares Toro Uno, Toro Dos y Esperanza, pero en Chile no lo permitieron). Además, la zona donde se hace la extracción de agua estaría en área periglaciar.

Sin embargo, fue después del veto cuando comenzó el proceso de explotación. En abril de 2009 se firmó el acuerdo tributario entre la Argentina y Chile. Ese pacto, además, es secreto y es investigado en la Justicia porque supuestamente perjudicaría a la Argentina. Un mes después, Cristina anunció la puesta en funcionamiento de la mina. Y en junio de este año, la Presidente, varios gobernadores y los representantes de Barrick se reunieron para apoyar el acuerdo.

En segundo lugar, se sospecha que el veto sirvió para que las provincias con emprendimientos mineros tuvieran antes su propia ley de protección de glaciares. Y la coincidencia de fechas alienta las sospechas de que se trató de una estrategia conjunta de los gobernadores. Jujuy y la Rioja aprobaron, el 8 de julio último, una ley provincial en tiempo récord. Y San Juan aprobó su norma el 14 de julio, apenas unas horas antes de que Diputados le otorgara media sanción al proyecto. En todos los casos, la potestad de controlar a las empresas mineras fue concedida a los gobiernos provinciales.

domingo, 26 de septiembre de 2010

Fin de semana de entrevistas

Jueves y viernes en Rosario. Seis entrevistas, acá van.

Mauricio Macri
“Deberíamos hacer un esfuerzo para unificar elecciones”

El titular de PRO cree que debe seguir construyendo políticamente sin el PJ Federal, pero se declara “frentista”. No descarta ir por la reelección en la Ciudad. Leer aquí

Elisa Carrió
“Podemos ir perfectamente solos”, dice Carrió con vistas a 2011

La diputada se mostró muy crítica hacia sus ex aliados de la UCR y del PS. De los radicales, dice que hacen “papelones” y “se equivocan siempre”. De los socialistas, que “mienten”. Leer aquí

Francisco de Narváez
“Debemos volver a plantear en Unión PRO un frente electoral”

"Yo creo que la Provincia va a tener una dinámica política particular. Va a tener la singularidad de que va a ser el pasa o no pasa del kirchnerismo. Yo estoy seguro de que no pasa. Pero tenemos que pensar que esa será la madre de todas las batallas". Leer aquí

Felipe Solá
Solá se aleja más de Macri y le hace guiños a Lilita

—Los peronistas no deberíamos ir solos sino unidos a otros.
—¿En quién piensa?
—En mucha gente política que por inercia puede llegar a ir al radicalismo y que nos daría vitalidad y frescura a nosotros. Y al mismo tiempo, al ir al radicalismo tendría una nueva desilusión. Leer aquí

Alberto Rodríguez Saá
“Yo soy opositor a Kirchner y a la oposición”

"A mí me parece, y hablo de manera subjetiva, que en esa interna vamos a quedar cara a cara con el doctor Duhalde. Y va a ser interesante porque somos dos modelos de peronismo que están acreditados y con una historia atrás. Después el Peronismo Federal va a salir muy fortalecido y será un cara a cara con Kirchner". Leer aquí

Eduardo Buzzi
“Estamos complicados, pero la fractura sería mostrar debilidad”

"La Mesa de Enlace tiene fecha de vencimiento en cualquier momento en que se le dé la espalda a los pequeños productores. Hoy estamos complicados porque en los temas medulares hay diferencias casi irreconciliables. Pero la fractura sería un síntoma de debilidad, por lo que no podemos darnos ese lujo". Leer aquí

viernes, 17 de septiembre de 2010

Golpe a la Justicia

Hay veces que los políticos hablan con una liviandad que preocupa. Ayer, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, dijo que la intervención en Santa Cruz sería "como un golpe de Estado". ¿Qué pasó en Santa Cruz? Hace unos 15 años, cuando Kirchner era gobernador, echó al Procurador (Eduardo Sosa) por no someterse a su poder. Pero la división de poderes implica que el gobernador no lo podía echar.
Durante todo este tiempo el caso estuvo en la Justicia. Y mientras tanto el cargo no existe más, pero sí la función (jefe de los fiscales) que es ocupada por otro funcionario. Ahora, la Corte Suprema le dio la razón a Sosa y exhortó al gobernador actual, Daniel Peralta, a que lo reponga en su cargo. Pero Peralta, un kirchnerista puro, desobedeció. Por eso en el Congreso están planteando la intervención.
Pero es una intervención que está lejos de ser un golpe de Estado como tergiversa Aníbal. Simplemente, se declararía la intervención a los fines de reponer a Sosa en su cargo. Ni el Gobernador, ni el Ejecutivo, ni el Legislativo, ni el Judicial van a sufrir modificación alguna. Lo único que quiere garantizar el Congreso es que se cumpla con un fallo del máximo tribunal del país. Si a alguien no le gusta, debe pedir el juicio político de los jueces, pero no se puede desobedecer el fallo. Porque sino más que un golpe de Estado, se estaría generando un golpe al poder de la Justicia.

miércoles, 15 de septiembre de 2010

"Nadie tiene coronita"

"Esperamos que el Estado, en sus tres poderes, garantice lo que es central, la igualdad ante la ley, que nadie tiene coronita, porque la ley es para todos y las leyes se sancionan para ser cumplidas". La frase le pertenece a Cristina Fernández de Kirchner y apunta al Grupo Clarín, el que para ella no debería tener coronita. Es obvio, nadie debería tener coronita.
Pero una duda, ¿ella no tiene coronita? Un juez, Oyarbide, cerró una causa por enriquecimiento ilícito contra ella y su esposo en cuestión de días. La riqueza de los Kirchner, en los últimos años, sufrió un fuerte crecimiento, que llegó a ser de más del 100% de un año a otro. Al juez no le pareció pertinente indagar un poco más, mandar a pedir pruebas, nada. ¿Coronita?

PD: Por otro lado, Cristina también dijo: "Nunca, yo les puedo asegurar que nunca, hubo la libertad que hoy se vive en nuestro país, libertad de prensa para decir lo que se le dé la gana a cualquiera y bienvenida que así sea, libertad para expresarse".
No adhiero. Hace ya quince años, como mínimo, que en el país cada uno puede decir lo que quiera. Ella incluso, después de alejarse del menemismo (al que acompañó por años) podía decir libremente lo que pensaba.

lunes, 6 de septiembre de 2010

Olivos y pelotas


Hablando de medios, recomiendo la lectura de la nota Olivos y pelotas, del nuevo sitio La Nota de Tapa. En el debate por la Ley de Medios en el Congreso se quitó (para conseguir los votos necesarios) la posibilidad de que las telefónicas puedan acceder al servicio de Triple Play (teléfono, Internet y TV por cable). Ahora, con la reglamentación, el Gobierno vuelve a sus intenciones originales.

La propaganda oficial

La publicidad oficial, en teoría, debería servir para difundir campañas públicas o informaciones útiles para la ciudadanía. En la práctica, se transformó en la difusión de los actos de gobierno. En la era de las comunicaciones, los gobiernos se vieron en la necesidad de difundir todos sus logros, a través de los medios de comunicación. Ahí fue cuando la publicidad oficial se tergiversó y se volvió "propaganda oficial".
El kirchnerismo llevó la propaganda oficial a situaciones extremas. Aumentó en altos porcentajes los fondos destinados a tal fin y ahora paga los costos del Fútbol para Todos con publicidad oficial. O mejor dicho, propaganda oficial, que inunda las pantallas entre y durante los partidos. No es algo que sólo atañe a este Gobierno. Macri, por ejemplo, hizo campaña diciendo que no iba a gastar en publicidad oficial. Le duró poco la promesa.
Pero además, el kirchnerismo cae en la famosa "discriminación" en el reparto de la pauta oficial. Desde los primeros días kirchneristas, los medios afines fueron beneficiados con esos fondos y, por el contrario, los críticos fueron perjudicados. Algunos, incluso, no recibieron ni un peso. La tendencia no cambió en este último tiempo, como lo demuestra esta nota de Perfil.
El colmo de la discrecionalidad y el beneficio a los medios amigos salió publicado el sábado en el Diario Clarín. En la página 52 se publicó un llamado a licitación, patrocinado por el Gobierno y el Programa de la ONU para el Desarrollo, en el marco de un proyecto llamado "Apoyo al programa de desarrollo de un sistema de formación continua". La licitación en si es para la "campaña publicitaria en diarios y revistas" que difundirá el proyecto en cuestión. Lo curioso es que la licitación dice que "este llamado contempla la publicación de avisos en los siguientes medios", y enumera diez diarios. Todos, los diez, pertenecen al grupo Szpolski, uno de los empresarios de medios más beneficiados por el Gobierno.
El problema, entonces, no es sólo que la publicidad oficial se transforme en propaganda oficial, sino que se quiera solventar con ella una red de medios afines. La gran mayoría de los medios necesita hoy de la pauta oficial para sobrevivir. Pero no debería ser el Gobierno, discrecionalmente, quien elija a quien le da y a quien no. Hay un buen parámetro, que son los los lectores, los televidentes y los oyentes.

viernes, 3 de septiembre de 2010

Anatomía de la nueva gesta del kirchnerismo

Interesante columna de opinión de Beatriz Sarlo, publicada hoy en La Nación. Para leerla hacer click aquí. Los Kirchner, el pasado y la dictadura. La Caja de Pandora que abrió Cristina con el tema Papel Prensa. Y la estrategia kirchnerista de cara al 2011. ¿Un kit de supervivencia?

jueves, 2 de septiembre de 2010

¿Quiénes faltan?

El nuevo afiche kirchnerista preparado para dejar pegado a algunos opositores con Clarín llama la atención por varias cuestiones. Pero lo más curioso es la llamativa ausencia de algunos nombres del peronismo. El único peronista disidente escrachado es Felipe Solá. En cambio, ni De Narváez, ni Duhalde, ni Reutemann, ni Rodríguez Saá, ni ninguno de los que hoy se oponen al Gobierno figuran. ¿Por qué será?

Los que sí figuran, de izquierda a derecha y de arriba abajo son: Silvana Giudici (UCR), Felipe Solá (PJ Federal), Elisa Carrió (Coalición Cívica), Federico Pinedo (PRO), Oscar Aguad (UCR), Julio Cobos (UCR), Fernando Iglesias (CC), Gerardo Morales (UCR), Patricia Bullrich (CC) y Adrián Pérez (CC).

Sin brújula

El fracaso de la sesión de hoy en la Cámara de Diputados muestra que el oficialismo parece haber perdido la brújula. En la lista de temas a tratar había, entre otros, un proyecto para reincorporar el infanticidio al Código Penal, otro para implementar algunas medidas en pos de evitar las salideras bancarias y otro para crear una comisión investigadora sobre las irregularidades en la Oncca (el organismo que, entre otras cosas, le da subsidios o reintegros al campo).
Según se dijo, el oficialismo quería evitar que se hable de Papel Prensa y de Fibertel en la sesión. Pero el remedio terminó siendo peor que la enfermedad. Los kirchneristas no dieron quórum, algunos opositores se confiaron, y la sesión se cayó. Así, no se trató el tema de las salideras bancarias, una de las caras de la inseguridad, que aunque el Gobierno lo niegue sigue siendo el tema de mayor preocupación de la gente.
La lectura terminó siendo fatal para el Gobierno: los K evitaron que se traten proyectos para paliar la inseguridad. Así está el kirchnerismo en el Congreso: sin brújula, enroscado en la lucha política, peleándose con Clarín y con la oposición, y sin encontrar el rumbo.

Abriendo fronteras

Un chivo: el blog se expande. El sitio Diario Rumbo Sur, de Carlos Bianco, subió una columna de opinión de La política no muerde.

lunes, 30 de agosto de 2010

No les creo

Mienten. Exageran. Confunden. Cansan. Agotan. Eso hacen el Gobierno y el Clarín, mientras nos hacen a todos los argentinos rehenes de una pelea que no es ni en contra de los monopolios ni en defensa de la libertad de expresión. Son dos malos (con cosas buenas ambos, vale aclarar) que se pelean. Por negocios. Y por política.
No le creo al Gobierno su lucha contra los monopolios. No lo demuestra en otras áreas de la actividad económica. Y tampoco lo hizo durante los primeros seis años de su gestión. Con la prórroga de las licencias y la habilitación de la fusión entre Multicanal y Cablevisión, el gobierno kirchnerista hizo mucho para la consolidación del poderoso grupo mediático que es Clarín.
Tampoco le creo al Gobierno su lucha por los derechos humanos. No es derecho ni humano apropiarse de una bandera que le pertenece a muchos grupos más allá de ellos. No es derecho ni humano utilizar el sufrimiento de gran parte de la sociedad para vengarse del grupo Clarín. No se qué hizo Clarín (junto a La Nación y La Razón) para obtener Papel Prensa. Todo lo que pasó en los setenta puede ser motivo de dudas, de sospechas y debe ser investigado por la Justicia. El Gobierno intenta decir que Clarín y La Nación cometieron un delito de lesa humanidad, por aliarse a la dictadura para quedarse con Papel Prensa, en una trama donde hubo presiones y torturas incluidas. La versión es verosímil, pero ya hay declaraciones en la Justicia que la contradicen. Como sea, no parece haber pruebas suficientes para demostrarlo.
Tampoco le creo a Clarín cuando dice que su lucha es por la libertad de expresión y de prensa. Sus prácticas, desde la dictadura para acá, poco se emparentaron con alguien que lucha por la libertad de prensa, sino con una empresa que intentó destruir a su competencia. Con el papel, con el cable, con la publicidad privada, o con métodos probablemente desconocidos por todos nosotros, Clarín logró consolidarse como un grupo casi monopólico.
Tampoco le creo a Clarín el que se quiera mostrar como un ejemplo de periodismo. Desde el 2003 hasta el 2007/8 Clarín tenía un trato permisivo para con el Gobierno. Pero algo pasó (¿política? ¿negocios? ¿cambió la opinión pública y por eso cambió Clarín?) y la relación no fue igual. De golpe, Clarín descubrió la enorme corrupción kirchnerista. De golpe, Clarín descubrió el capitalismo de amigos. De golpe, descubrió los manejos con un tinte autoritario de Kirchner. De golpe, descubrió el desguazamiento de los órganos de control, la mentira del Indec, la utilización del Congreso como una escribanía, y demás cuestiones que ameritan otra nota entera. Otros medios no se aliaban al poder de turno, no omitían información, y mientras tanto, Clarín hacía negocios. Y no periodismo.
Pero sobre todas las cosas, no le creo al Gobierno su discurso de que quiere pluralidad y multiplicidad de voces periodísticas. Sólo basta con ver el modelo Santa Cruz, donde los pocos medios críticos al kirchnerismo se tuvieron que refugiar en el lugar más barato para hacer periodismo: internet. Y sólo basta con ver el modelo Nacional que vienen instaurando. La escandalosa discrecionalidad en el reparto de la pauta oficial, el limitado y dificultoso acceso a la información pública, la vergonzosa cobertura periodística de los medios estatales con la oposición prácticamente excluida, la multiplicidad de medios financiados por el Gobierno con similares características y la realización de una sola conferencia de prensa en todos estos años. Son todas pruebas de la concepción del periodismo que tienen los Kirchner.
Entonces, Clarín es muy poderoso. Fija agenda, a través de sus diarios (Clarín y todos los que tiene en el interior como La Voz del Interior y Los Andes), de sus radios, de sus canales, de sus páginas de Internet. Clarín puede condicionar a un Gobierno. Puede debilitarlo o fortalecerlo. Y eso es posible porque gran parte de la dirigencia política lo permitió. Pero también hay una realidad: Clarín siempre se movió acorde a la opinión pública. Nunca se hubiese enfrentado al Gobierno en el 2005, momento de mayor imagen del Gobierno. Ahora sí lo puede hacer. Y en su momento Kirchner pudo hacer mucho más para que la situación sea distinta, pero prefirió aliarse a Clarín, en lugar de aprovechar el momento para generar mayor pluralismo.
Pero que un Gobierno como el de los Kirchner, con el destrato que siempre demostró con la prensa, quiera destruir a una empresa periodística es peligroso. Si pueden destruir a un poderoso como Clarín, pueden destruir a cualquiera. Y allí, a mi entender, reside el eje de toda la cuestión: un Gobierno no tiene que destruir medios de comunicación, sino facilitar el escenario para que surjan nuevos e independientes. Por más poderoso que sea ese grupo. La política, oficialistas y opositores, tienen que poder ponerse los pantalones largos y no someterse al cuarto poder (es uno más de los tres poderes del Estado, pero no superior a ninguno). Y la misma política tiene que defender a todos los medios, oficialistas u opositores, de cualquier intento autoritario de acallarlos.

La opinión de Lanata

Me pareció interesante compartir estos dos videos del programa de Lanata, por Canal 26. Son largos, pero valen la pena, en especial por ser un periodista que siempre criticó a Clarín por su uso corporativo e inescrupuloso de Papel Prensa.

jueves, 12 de agosto de 2010

Pateó el tablero

Elisa Carrió se distancia del Acuerdo Cívico y Social, el espacio que formaba su partido (Coalición Cívica) con el Radicalismo, el Socialismo y el Gen (de Margarita Stolbizer). "Pidió tomarse un tiempo, como los novios", dice un hombre cercano a Lilita.
La foto es la carta que les mandó a Ricardo Alfonsín, Gerardo Morales, Ricardo Gil Lavedra y Mario Negri, sus "amigos" dentro de la UCR.
En los hechos, pateó el tablero, para ver como se reubican las piezas políticas. Le puede salir bien, y terminar ganando en un nuevo armado. O le puede salir muy mal, y quedar sola, como una candidata testimonial (los propios lilitos, que vieron recuperaciones "milagrosas" de Carrió, dudan que pueda repetir lo del 2007). El tiempo dirá. La primera conclusión, pero nada novedosa, es que Carrió es una política intratable, impredecible y políticamente incorrecta. Hasta ahora la sociedad le gustaba por eso... ¿seguirá igual?

lunes, 9 de agosto de 2010

¿No debería renunciar?

La semana pasada, la Oficina Anticorrupción confirmó los vínculos entre Ricardo Echegaray y una hacienda que recibía subsidios del Estado. Echegaray es el titular de la AFIP (el organismo recaudador de impuestos) y antes dirigió la Oncca (Oficina que reparte los subsidios a la actividad agropecuaria).
Es un hombre de máxima confianza de Néstor Kirchner, al punto tal que en algunas reuniones se presenta como "un soldado de Kirchner". Desde hace meses, el periodismo tiene el rumor de que la empresa Hacienda Argentina S.A., que administra un feed lot (para el engorde de vacas) en la zona de Punta Alta, pertenece a Echegaray. Ahora, la Oficina Anticorrupción (que controla gente afín al gobierno) ratificó que una de las direcciones que presenta la empresa es un inmueble que pertenece a la mujer de Echegaray.
La sola duda ante un funcionario público en muchos lugares del mundo es motivo suficiente para que renuncie. O en todo caso para que se tome licencia hasta que se esclarezca el caso. En la Argentina no sólo el funcionario en cuestión sigue trabajando como si nada, sino que el Gobierno no emite ninguna reflexión al respecto. Parecería ser que los argentinos nos estamos acostumbrando a que la corrupción es un hecho dado, contra el que no se puede hacer nada... ¿no?

Las fechas y los senadores que desataron las sospechas del “shopping”

Un relevamiento de PERFIL indica que, en los últimos dos años, 19 legisladores cambiaron su voto o recibieron presiones para hacerlo. Con la paridad actual, cada debate despierta suspicacias.

(Diario Perfil, sábado 7/8/2010)

Desde que el Senado trató la resolución 125, que pretendía establecer las retenciones móviles, hubo ocho debates en los que senadores cambiaron sus votos al filo de la sesión o recibieron presiones para hacerlo. Son, según reconstruyó PERFIL, 23 situaciones en las que se ven involucrados 19 legisladores. Todas situaciones que dieron lugar a que sectores de la oposición hablen del Senado como un “shopping” donde el oficialismo va a buscar los apoyos que necesita.

Conocida es la situación actual, donde la Cámara alta sufre un escenario de paridad en el que ni el oficialismo ni la oposición tienen la mayoría. Entre unos y otros, hay un grupo de senadores que se encuentran en lo que se denominó “la zona gris”: según el debate, van oscilando de bando.

Uno de los miembros de ese listado es la santafesina Roxana Latorre. En junio de 2009 fue reelecta en su cargo de la mano de Carlos Reutemann. Al tratarse las facultades delegadas, el año pasado, Latorre cedió su firma “con disidencia total” para que el oficialismo consiguiera el dictamen de comisión. Allí Lole la echó del bloque, pero igual se mantuvo en la oposición. Después se volvió a alejar al tratar el pliego que designaba a Mercedes Marcó del Pont al frente del Central. Ahora votará en contra del 82% móvil pero a favor de la reforma del Indec. Los rumores más fuertes sostienen que tendría una importante planta de empleados trabajando en el Estado, pero ella lo niega.

En la misma lista está María José Bongiorno. La rionegrina se distanció del Frente para la Victoria tras votar en contra de la Ley de Medios. En 2010 se sumó al armado opositor, pero votó a favor de Marcó del Pont. También benefició al Gobierno al abstenerse en la votación del matrimonio igualitario, a pesar de que había firmado el dictamen de rechazo.

Carlos Menem es considerado, por todos, un caso aparte. Siempre fue antikirchnerista, pero en la primera sesión del año dejó plantada a la oposición. A la siguiente sesión apareció y le dio a los opositores el voto que necesitaban. Después de eso no volvió a acompañar ningún proyecto. En el Senado creen que de ahora en más estará ausente o “ayudando” al Gobierno. Las versiones van desde que consiguió el respaldo K en el terreno judicial, donde está muy complicado, a que tendría asegurado un lugar para ser reelecto como senador el año que viene. Además, a un asesor suyo (Nicolás de Vedia) le dieron la Dirección de Comisiones del Senado.

Por último, los pampeanos Carlos Verna y María Higonet estuvieron todo el año más cerca del arco opositor, pero sus posicionamientos, hasta que no son confirmados, generan dudas. En especial desde que apoyaron al Ejecutivo en el uso de reservas para el pago de deuda. En ese momento, el ex gobernador recibió la promesa de que el Gobierno nacional le giraría a su provincia 690 millones de pesos que le debía.

Aliados. El rubro de los aliados se inscriben los fueguinos José Martínez y María Rosa Díaz, y el neuquino Horacio Lores. Los dos primeros votaron en contra de la 125, pero después de eso se mostraron alineados al Gobierno. Cuando se votó el adelantamiento de las elecciones, el año pasado, Pichetto aseguró que el voto de ellos tenía que ver “con la política colaborativa del Gobierno” con Tierra del Fuego. Esta semana, el jefe de los senadores K volvió a hacer declaraciones en el mismo sentido, justificando el voto de senadores a cambio de apoyos a sus provincias.

Lores, en tanto, votó siempre en sintonía con el kirchnerismo. Sin embargo, en dos ocasiones (125 e impuesto al cheque) se había expresado de manera contraria. Al grupo de aliados se sumó, tras avalar las retenciones, la correntina Isabel Viudes, que fue expulsada del Partido Nuevo por desoír el mandato partidario.

Algunos kirchneristas también estuvieron involucrados en situaciones que dieron lugar a sospechas. Al tratar el matrimonio gay, Mario Colazo y Ada Iturrez se habían manifestado en contra. El primero sorprendió y votó a favor; la segunda viajó a China con la Presidenta, pero su municipio, gobernado por su esposo, habría recibido 5 millones de pesos. Al tratar el impuesto al cheque, Luis Viana y Marcelo Guinle apoyaban la iniciativa opositora. Al final, uno votó en contra y el otro se retiró. Más lejos en el tiempo, Guillermo Jenefes votó la Ley de Medios luego de haberla criticado (sólo rechazó algunos artículos) y Ramón Saadi, al tratar la 125, mantuvo el silencio hasta el final y luego acompañó (ese mismo día su hermana visitó la Casa Rosada).

Presiones. Emilio Rached, en la 125, decidió aislarse para evitar las presiones, pero igual recibió mensajes de que el gobernador y la vice de Santiago del Estero querían hablar con él. Además, un asesor le mostró un mensaje en el celular que decía: “Pedí lo que quieras”. Igual votó en contra.

Eugenio “Nito” Artaza, por su parte, reconoció que en el debate del pliego de Marcó del Pont recibió un sugestivo llamado del ministro de Economía, Amado Boudou, para analizar la complicada situación financiera que atravesaba Corrientes. Cinco meses antes, su comprovinciana Dora Sánchez pasó por una situación similar, pero en su caso la presión surtió efecto. Fue durante al tratar la Ley de Medios, proyecto que había tildado de “mamarracho”. Ese giro, según explicó después, fue un gesto para “recomponer” la relación con el Gobierno. Eso le valió que el bloque radical la denunciará en la Justicia.