LA FRASE

La frase de la semana: "Pareciera que a los ministros les bajaron la palanca y no piensan más". Roberto Lavagna.

martes, 6 de octubre de 2009

Piquete y cacerola, ¿la lucha es una sola?

En el 2001, pleno estallido social, las marchas de piqueteros encontraron el apoyo de sectores de clase media, que habían empezado a utilizar sus utensilios de cocina para hacerlos sonar. "Piquete y cacerola, la lucha es una sola", cantaban.
Tiempo después las condiciones económicas mejoraron y las cacerolas volvieron a su hábitat natural. Los piqueteros que siguieron piqueteando (algunos con mayor justificación que otros) perdieron el apoyo de esas clases medias, que veían vulnerado su derecho a la libre circulación.
Hoy, por el conflicto en la ex Terrabusi, estamos ante un recrudecimiento de ese método de protesta. Y también hay algunos sectores, o barrios, con la cacerola lista para hacerla repiquetear en cualquier momento. ¿Están en la misma sintonía? Difícil.
Unos reclaman por la preservación de fuentes de trabajo. Y consiguieron el respaldo de diversos sectores, en especial de movimientos de izquierda acostumbrados a plegarse a este tipo de protestas.
Los otros empezaron a salir en el conflicto del campo. Vale decir que no se quejaban de los cortes de ruta como se quejan ahora de los de calle. Reclaman por las políticas y actitudes que toma el Gobierno. Y en muchos casos recibieron el acompañamiento de lo más reaccionario de la sociedad, aquellos que piden por la democracia pero no ven la hora de que Cristina deje el sillón presidencial antes de tiempo.
La lucha claramente no es una sola. En la Argentina falta mucho para que haya una solidaridad entre sectores con diversos intereses. Pero en la actualidad hay un factor de riesgo: crecimiento de la conflictividad laboral y social más un profundo desgaste de la imagen del matrimonio presidencial. El problema se puede dar cuando algunos grupos quieran seguir fogoneando los piquetes para generar una mayor conflictividad social y que en algún momento la lucha termine siendo una sola. El objetivo oculto no sería buscar soluciones para unos y otros, sino generar inestabilidad. Una situación que hay que evitar.

11 comentarios:

Sebastian dijo...

Una aclaración... cuando la clase media salió a la calle en 2001 fue porque el gobierno de la alianza les había robado los ahorros, no por solidaridad con los sectores empobrecidos de la sociedad. Hubo una coincidencia espacial y temporal, pero tenían reclamos diferentes. Fue una unidad coyuntural por la conveniencia de hacer más fuertes sus reclamos y no por un interés genuino de la necesidad del otro. Por eso la lucha fue una sola, solo por un ratito.

Eduardo Real dijo...

De acuerdo. Pero te podría pedir evitar la construcción mediática "matrimonio presidencial"? No hay dos presidentes: Hay uno (una) ahora y otro antes. El ejecutivo no es un bien ganancial. Es unipersonal. Esa frase es la construcción (una de las tantas) que utiliza el "pequeño y mediano monopolio" para deslegitimar a un gobierno. Para Illia fue "la tortuga", para el Alfonso "los pollos de Mazzorín", and so on. No convalidemos sus construcciones. No hay que dejarlos pasar, simplemente. El resto, impecable.

Juani dijo...

Me gustó la nota, comparto mucho lo que decís y me parece interesante observarlo de ese modo.

También es cierto lo que dice Sebastián, aunque no modifica la cosa. Es decir, está claro que los intereses de los pobres y de la clase media no son los mismos... y a medida que pasa el tiempo, y los gobiernos incapaces, esta brecha se agranda más y mas.

Me parece interesante ver que el uso que puede hacerse de la conflictividad social. Supongamos un aumento de los piquetes, aumento de los conflictos sociales + la reacción de la clase media más recalcitrante...

Habría que preguntarle al cabezón y don Alfonsín (el hijo quiza sabe) como se juegan estos juegos tan republicanos.

saludos!

Gabriel Ziblat dijo...

Sebastián, estoy de acuerdo con lo que decís, y de hecho intenté dejarlo implícito en la nota cuando hablo de que las cacerolas volvieron a su lugar porque mejoró la situación económica nomás...

Eduardo, gracias por tu comentario. Creo que lo de matrimonio presidencial es una construcción mediática pero no por eso despreciable. No es más que un reflejo de la realidad resumida en dos palabras. La forma de actuar, con una fuerte injerencia de Néstor en los temas de gobierno, la sucesión presidencial entre marido y mujer, son cosas que generaron que hablar de "matrimonio presidencial" no sea erróneo. Y no creo que sea algo que a ellos deba molestarlos...

marce / lechu dijo...

No estoy de acuerdo con eso de que hay que "evitar el conflicto". Los reclamos son parte inherente de la lucha de clases. Mientras haya divisiones tajantes, van a existir. En todo caso lo que hay que evitar son las brechas sociales. Pero para eso se necesita destruir este modelo.

Y con respecto a las actitudes desestabilizadores del sector más reaccionario del campo ya sabemos: no hay peor fascista que un burgués asustado.

abrazos para todos y todas

Matias dijo...

Estoy de acuerdo en tu argumento en un 100% Gabi...el reclamo de 2001 fue tan hetrogeneo que por eso no logro cambiar nada...Que se vayan todos!!! se quedaron todos..menos De la rua....espermos alguna vez generara algo colectivamente...sino vivieremos como ahora ante conflicto conflictos de intereses permanentes

José Shajar dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
José Shajar dijo...

Gabriel,

Interesante tu nota y tu postura respecto de que "la lucha debería ser una sola".

Coincido con "marce / lechu" en el sentido que es inherente en nuestra sociedad las fisuras sociales, las diferencias de intereses. Pero yo no lo veo como "lucha de clases". La sociedad tiene MUCHAS aristas y no solamente la de las clases sociales.

Que unos protesten contra otros, corresponde a lo que vos llamas un aumento de conflictividad.

A mi lo que me precupa es que la conflictividad social, las diferencias, protestas, reclamos, etc. se tengan que llevar al extremo de un piquete, una toma de una comisaría (o de un colegio para el caso), etc.

El verdadero desgaste que lleva hoy a eso es el de las instituciones. Si ya no hay interlocutores relevantes para resolver un conflicto (del campo, de los trabajadores de una industria, de un colegio, lo que quieras), los que deberían reclamar por otros medios, llevan el conflicto a la calle.

Lo peor de esto, es que los medios que eligen para expresar sus reclamos coartan con los derechos de todos los que se ven perjudicados, la sociedad en si misma se ve perjudicada.

Pero creo que esta perspectiva deja abierta la posibilidad de recorrer el camino de manera inversa. En MUCHOS casos la protesta es una excusa para descalificar a los gobernantes, para que la gente diga: "qué quilombo la capital, se nota que macri no hace nada" Cuando en realidad, la responsabilidad recae en el gobierno nacional, a través de la policía federal.

No veo otra forma de explicar los 4 o 5 cortes diarios que hubo en las ultimas semanas en la capital. 90% de los que participan son gente que si no va a la marcha, no cobra su plan social, o pierde el trabajo en la municipalidad.

Estoy convencido que hay otras formas de protestar y de hacer llegar un mensaje que no involucra dañar a los demás. Lo que pasa que vivimos en un país de inadaptados.

José Shajar dijo...

PD: no es que lo banque a macri, ni nada por el estilo. Tiene muchas cosas otras para criticarle, pero lo de los cortes en capital ya es alevoso...

Gabriel Ziblat dijo...

José, entiendo tu análisis. Un solo comentario: los últimos cortes no son de gente "acarreada", que si no va no cobra el plan. En eso se diferencia la izquierda, o los movimientos estudiantiles...
Y allí reside mi mayor temor, que ante reclamos de sectores al parecer "independientes" de los partidos tradicionales se genere un estado de conflictividad importante (léase, Quebracho en el 2001)...

José Shajar dijo...

Dudo de que no hayan segundas intenciones en las protestas de estas semanas.

En kraft hay una lucha de poder entre dos sindicatos, entre el sindicato y el gobierno, y una ley demasiado permisiva para un grupo de ex-empleados que fueron hechados por destrozar la guardería de Kraft, por varios otros problemas, fueron indemnizados al 100% de lo que corresponde, y aún así la ley les permite reclamar. Ahora, si aún indemnizando y cumpliendo todas las leyes no se puede hechar a alguien, que se hace con los trabajadores que no quieren trabajar? Los empresarios hoy por hoy son rehenes de sus empleados entonces.

En el CNBA hay un grupo de vagos que no quieren estudiar. Ahi si podemos hablar de degradacion social. El otro dia escuche a uno de los alumnos miembro del Centro de Estudiantes diciendo "la directora piensa que tiene la autoridad sobre el colegio" Acaso no la debería tener? No es la máxima autoridad educativa del colegio? Leía una cuenta muy acertada: 2000 alumnos no pueden cursar porque 200 alumnos decidieron tomar el colegio, porque 12 alumnos se ratearon y los sancionaron.

Repito mi linea de pensamiento original. El hecho de que la gente crea que puede perjudicar a los demás con tal impunidad mientras protesta es nada más que una degradación de las leyes y normas de convivencia que deberíamos tener. En primer lugar, porque los reclamos no tienen en cuenta las normas vigentes, el cumplimiento de las leyes. En segundo lugar, porque la protesta demuestra que los canales para generar reclamos (aunque mejor sería que fuesen propuestas) están tan desgastados y viciados que la gente los descarta. Y por último, porque al protestar, generan más daño al resto de la sociedad del beneficio que buscan para ellos mismos.