LA FRASE

La frase de la semana: "Pareciera que a los ministros les bajaron la palanca y no piensan más". Roberto Lavagna.

lunes, 21 de junio de 2010

¿Y si no es candidato?


Parecería ser que el único candidato a presidente que todos dan por seguro es Néstor Kirchner. ¿Por qué todas los espacios parecen dudar todavía sobre su candidato definitivo pero en cambio el kirchnerismo ya lo tendría definido? ¿Ya es seguro que Néstor va a ser candidato?
Veamos los escenarios:
1. Si Néstor dice que no va a ser candidato, se transforma casi automáticamente en un cadáver político. Todos, absolutamente todos, desesperados por transformarse en los sucesores del kirchnerismo. Y además, con los efectos negativos que tendría sobre la gestión de Cristina, que se transformaría automáticamente en un pato rengo, calificación que se usa en ciencia política para definir a los presidentes que afrontan el final de su gestión sin posibilidad de ser reelectos. Conclusión: difícilmente Kirchner diga que no va a ser candidato, por lo menos hasta el final del mandato de CFK.

2. Como se repite una y otra vez, Kirchner aspira a alcanzar en las elecciones de 2011 el 40% de los votos y sacar más de 10% de ventaja sobre el segundo. Así, evitaría un ballotage, que parece improbable que lo muestre triunfador. A Kirchner le pasa, quizás en menor medida, lo que le pasaba a Menem en el 2003. Puede ganar una primera vuelta, pero difícilmente supere el 50% en una segunda.
Conclusión: los Kirchner van a trabajar fuertemente durante el próximo año y medio para recomponer su imagen y para dividir a la oposición. Según las encuestas, en el peor momento, la imagen positiva de los K giraba en torno al 20%. Hoy estaría en torno al 30%. La división de la oposición, en tanto, le daría más chances de sacar 10 puntos de ventaja.

3. La imagen de Néstor estaría en torno al 30%, pero no siempre eso se traduce en intención de voto. La mayoría de las encuestas lo ubica en 20% o menos cuando se analiza la intención de voto. Gana en casi todas las encuestas, pero contra candidatos que todavía no se lanzaron ni se instalaron como él. Considerando que en su mejor momento, en el 2007, Cristina sacó poco más del 45% de los votos, parece improbable que Kirchner alcance los 40%, tras el fuerte deteriorio que sufrió su imagen en los tres últimos años. Vale recordar que en el 2007 el kirchnerismo tuvo un amplio apoyo rural. Ese voto, es prácticamente imposible que lo recuperen. Además, perdieron en las grandes ciudades del país. Ruralismo y grandes ciudades en contra es un panorama por lo menos oscuro.
Conclusión: Es muy difícil que gran parte de los gobernadores e intendentes que hoy acompañan a Kirchner, en especial por su necesidad de fondos, terminen acompañando a Néstor. Es sabido, los peronistas acompañan a sus líderes hasta la puerta del cementerio. Hoy, pocos se animan a decir que el cementerio está al final del camino de Kirchner. Hay más bien dos caminos: la resurrección milagrosa o el cementerio. Si el año que viene se ve que el camino es el segundo, pocos lo van a acompañar hasta el final. Si esto pasa, Kirchner no sólo va a estar lejos del 40%, sino que tendrá que hacer esfuerzos para consolidar el 20%.

4. La estrategia, entonces, también puede ser consolidarse políticamente para quedar como jefe de la oposición en caso de perder. Para eso tiene que mantener una estructura grande del peronismo detrás de su candidatura o de un delfín. Pero para que esto ocurra, no tiene que darse lo expresado en el punto anterior. Muchos mandatarios reconocen que su alianza con Kirchner se sostiene por la necesidad de fondos que tienen. Si no les puede garantizar eso, habrá que ver si quieren seguir tomándolo como un líder.

Hoy pienso que Néstor puede llegar a no ser candidato. Pero la política de este país siempre da sorpresas. Además, Kirchner ya demostró que no es un político común y corriente, y que es capaz de cualquier cosa con tal de conservar el poder. Habrá que esperar. Y no desesperar.

4 comentarios:

Diego J. A. dijo...

Es bueno el análisis sobre las chances de Néstor, Gabriel. Pero son provisorias, hasta que aparezcan los otros competidores, como vos mismo sugerís. ¿Quién dijo: Lo importante no es que uno sea bueno, sino que los demás sean (o parezcan) peores?

Juglar dijo...

Si no es Néstor, reelección CFK o Scioli? No veo más en el kirchnerismo... es decir: Scioli a presi y NK a gobernador... es un mapa complicado porque del lado de enfrente, si se termina unificando efectivamente el PJ disidente, y de otro lado el ACivico, tenemos un panorama de tercios. Eso NO beneficia a los K que en cualquier escenario de ballottage, con cualquiera de esos dos grupos opositores, sin dudas perderá. Ahra bien, Pino Solanas, con una candidatura testimonial (como sería) puede afanar votos por centro izquierda... a quien le sacaria votos? A los K? Al Acuerdo? Al PJ disidente no creo, ya que cerrará seguramente con Macri. Es un dilema Gaby, buena nota querido.

Gustavo Valenza dijo...

Estoy convencido de que los candidatos a presidente se definen en una mesa de Billar, entre cuatro o cinco empresarios. Si ellos creen que Nestor hizo bien los deberes, allí estará y hasta puede que tenga un porcentaje de votos hasta hoy inesperado. Si no, inventan uno. El ejemplo del propio Kirchner en el 2003 es uno: ¿Cuántos se lo imaginaban en la Rosada un año antes?¿quién pensaba que esa elección la iba a ganar Menem que, tres meses antes, tenía una intención de voto del 3 por ciento?¿Miremos los diarios de principios del `98 veamos si De La Rúa se perfilaba a presidente?.
Igual, vos sabés que me encanta cómo escribís y estoy siempre muy atento a tus análisis.
Gustavo Valenza

Gabriel Ziblat dijo...

Gracias por los comentarios. Diego, no se quién lo dijo, pero debe haber sido Perón, el creador de casi todas las frases de la política argentina.
Gustavo, me parece que la situación es completamente diferente al 2003. Empresarios, el establishment, o lo que sea, puede respaldar una candidatura, pero no catapultarla directo a la presidencia. No por lo menos en esta oportunidad...