LA FRASE

La frase de la semana: "Pareciera que a los ministros les bajaron la palanca y no piensan más". Roberto Lavagna.

lunes, 28 de junio de 2010

Plebiscitar o no plebiscitar...

Ayer, el diario La Nación, que tiene una postura crítica respecto al matrimonio gay, informó en su título de tapa que la Iglesia reclama la realización de un plebiscito para definir sobre este tema. Es una propuesta ya escuchada de boca de muchos políticos o dirigentes. Todos ellos, curiosamente, se oponen al proyecto.
La iniciativa, sin dudas, suena tentadora. ¿Cómo no permitir que el voto de todos los argentinos defina una cuestión tan espinosa? ¿Qué más democrático que eso? Y ahí está el eje de la discusión. La democracia se supone que permite, a través del voto, que "gobierne" el pueblo. La mayoría define el rumbo que debería seguir un país. Pero las minorías, también pueden expresarse.
Ahora bien, ¿es aceptable que el voto de la mayoría termine siendo perjudicial para las minorías? En cuestiones de derechos (el matrimonio es un derecho al cual los gays también deberían acceder) no se puede hacer votaciones que signifiquen un juego de suma cero. Es decir, no puede ser a todo o nada. Son las leyes las que tienen que garantizarle a las minorías las mismas oportunidades que a la mayoría. ¿Cuántas minorías se hubiesen quedado sin sus derechos si estos hubiesen sido plebiscitados?
Si plebiscitar o no plebiscitar es la cuestión, mi postura es no plebiscitar. Los gays existen. Los gays que conviven existen. Los gays que son padres existen. Los gays que adoptan (como solteros) existen. Y no le están haciendo ningún mal a nadie. Daño hacen, en todo caso, los retrogrados que no aceptan las diferencias, y apelan a las mayorías para sepultar a las minorías. ¿No?

2 comentarios:

Juan Pablo dijo...

Sí Gaby, sí.
Te quiero y te mando un abrazo enorme.

Willy Willas dijo...

Hacía mucho no comentaba.
Sí, 100%. Ahora bien, todos merecen expresarse, no cabe duda.
Si nos sentamos en la silla del abogado del diablo; ¿merece la atención la opinión que pretende tapar la realidad y seguir privando de derechos a un sector de la sociedad?, entiendo que también sea una realidad que existe, la pregunta ahora es: ¿es representativa?.
Un plebiscito,¿lo sería?.
Puede ser, aunque dejaría de ser justicia.
No porque plebiscito sea mala palabra, sino que poner en ese lugar de duda a una realidad que debió ser acogida por el derecho desde siempre y que es previa a las leyes no muestra lo mucho que se ha involucionado en algunos sentidos.
Sorprende ver cómo se ha "innovado" tanto en algunas cuestiones referidas al derecho y cómo en otras se involucionó, marcando diferencias donde el objetivo de la justicia y el derecho es igualar y otorgar la posibilidad a todas las personas de desarrollarse plenamente.